Un recurso que revolucionará tu perfil en Linkedin

Diferenciación, diferenciación, diferenciación…

Seguro que lo has oído mil veces, se repite como un mantra.

Sobre todo cuando hablamos de una red social enfocada a los profesionales como lo es Linkedin.

El recurso del que quiero hablarte es esencial en tu marca personal, algo que muchos infravaloran y que es vital a la hora de diferenciarte.

Y lo primero que alguien ve cuando entra a tu perfil…

 

Tu foto. Tu carta de presentación.

 

Y la primera oportunidad para empezar con buen pie.

Que sea lo primero que se vea no es así porque sí, se llama principio de superioridad pictórica.

Este principio viene a decir que el cerebro lee 60.000 veces más rápido las imágenes que el texto. Y que es capaz de recordar el 80% de las imágenes y sólo el 20% de los textos.

Ese principio es incluso más relevante en esta red social ya que tu foto de perfil es casi el único elemento visual que hay.

Por lo tanto necesitas aprovecharlo y usarlo a tu favor.

¿Cómo puedes hacerlo?

 

Tres ideas que te ayudarán a mirar tu foto de perfil desde otro punto de vista

 

1. Cada fotografía tiene un lugar.

 

Vivimos en la era de la imagen.

Nos hemos acostumbrado a ver imágenes. Hay millones de ellas en Internet y siguen apareciendo día tras día.

Por un lado, como fotógrafo me parece genial que así sea. Pero por otro no tanto; las hemos convertido en material desechable: de usar y tirar.

Se ha trivializado el uso de la imagen.

Usar la fotografía correctamente es como saber vestirse dependiendo de la ocasión.

No es lo mismo vestirse para salir a la calle a comprar el pan un domingo por la mañana, que para ir a trabajar o irse de fiesta con los amigos.

Cada vestuario envía un mensaje diferente. Lo es que una idea genial en un momento, puede que no sea tan buena idea en otro.

¿Por qué no se tiene esa capacidad cuando se usan las fotos en Internet?

Aquella foto que te hicieron en una fiesta es buena idea compartirla con tus amigos o familiares en un grupo de whatsapp o en Facebook pero no tanto si la usas en tu curriculum cuando buscas trabajo o en tu perfil de Linkedin.

Por eso es importante saber en qué lugar se usan cierto tipo de fotografías y cuál es la intención cuando se usan.

La percepción por parte de la gente será diferente dependiendo del contexto.

 

2. Las fotografías con calidad comunican mejor.

 

Si una imagen es lo primero que ve una persona que entra a tu perfil es importante prestarle especial atención.

Me atrevería a decir que es mejor no tener fotografía que tener una realmente mala.

Un perfil con foto tiene 13 veces más posibilidades de ser visto. Pero si tu foto no tiene la calidad suficiente ese número va a jugar en tu contra.

Con una foto de baja calidad tu perfil tendría 13 veces más posibilidades de dar una mala impresión.

Te lo digo porque a ser fotógrafo estoy bastante sensibilizado con estas cosas.

Al igual que lo está un frutero cuando va a un restaurante y pide una ensalada, no tardará mucho en fijarse en la calidad de la lechuga o el tomate.

Puedes darte una vuelta por los perfiles y comprobar lo que estoy diciendo.

Quiero darte un ejemplo.

Cuando escribimos un texto, necesitamos escribir bien todas las palabras. Y no solo eso, sino relacionarlas con otras palabras para que cada frase tenga sentido.

Un conjunto de frases forman un párrafo y debemos distribuirlos a lo largo del texto para ordenarlo bien.

Además, tenemos que sumar los signos de puntuación, ¿verdad?

Bien, si no tuviéramos en cuenta estos aspectos tendríamos una ortografía horrorosa  y total falta de estructura y claridad en el texto.

 

 

“Con una foto de baja calidad tu perfil tendría 13 veces más posibilidades de dar una mala impresión.” 

 

Imagina un texto sin puntos, ni comas. Un texto que no estuviera estructurado en frases y párrafos.

Sería una mancha de tinta infumable sobre un papel  más que otra cosa.

La imagen es igual.

Cada elemento que aparece en una imagen tiene una razón de ser.

La información debe de ser cuidadosamente seleccionada para que la fotografía cuente lo que tú quieres.

Debes cuidar lo que cuentan las imágenes.

 

Algunos ejemplos:

*    Usar gafas de sol.

*    Partes de la cara ocultas por las sombras.

*    Fotos realizadas en entornos donde hay luces de colores.

*    Retratos distorsionados por un mal uso de la perspectiva.

*    Imágenes borrosas.

*    Fotografías con baja resolución.

*    Personas que no se les reconoce porque están muy lejos.

*    Rostros cortados por un mal encuadre.

*    …

Podría estar todo el día dando ejemplos.

Si tu intención es que las personas te identifiquen no puedes cometer errores como en los casos anteriores porque la gente que vea tu perfil le va a costar trabajo reconocerte.

 

 

“Una fotografía siempre está comunicando,

para bien o para mal.”

 

 

Aparte de que no proyectan una imagen muy profesional. Ya sabes que ser profesional y aparentarlo son dos cosas que tienen que ir juntas.

Ya traté este tema en mi primer artículo. Si no lo leíste, te invito a que entres en este enlace.

Una fotografía siempre está comunicando, para bien o para mal.

Debes hacerlo bien para que envíe el mensaje correcto al  espectador.

 

3. La cara es el espejo del alma

 

Más allá de la poética de la frase hay que decir que la cara es una parte de nuestro cuerpo compuesta de 43 músculos con una capacidad comunicativa bestial.

No hace falta decir que el protagonista de tu foto de perfil es tu rostro, ¿verdad?

Es difícil ser conscientes de lo que expresa nuestro rostro las 24 horas de día.

Pero la foto de perfil te da la oportunidad de detenerte y pensar qué comunicas y qué quieres conseguir con ello.

Quiero contarte algo curioso que pasa en muchas de las sesiones de fotos.

Mi trabajo consiste en sacar a las personas de su estado de confort en lo que respecta a su expresión facial.

En un primer momento se sorprenden del resultado, pero luego, parece que hay una duda en elegir aquellas fotos que realmente les hacen destacar.

 

 

“Encontrar el punto intermedio entre mostrarse natural y

esforzarse por salir de nuestra zona de confort.”

 

 

Cuando llega el momento de elegir las fotografías, las personas normalmente tienden a elegir lo que es habitual en lo que respecta a su imagen.

Y no es que haya en la foto nada que ellos no tengan. Lo único que pasa es que no están acostumbradas a verse de esa manera en una foto.

Y esto precisamente pasa en muchas ocasiones cuando veo fotos “caseras” subidas a muchos perfiles: las personas están en su zona de confort.

No hay nada que les haga ver extraños en sus fotografías.

Reconocen sus expresiones.

Yo personalmente tiendo a tener una expresión muy seria casi siempre. Y cuando salgo en alguna foto, intento sonreír un poco, sin mostrar los dientes.

Pero a veces, sobre todo cuando no estoy tan pendiente de la foto y es otro el que la hace, es cuando aparece otra expresión, también natural pero menos habitual.

Posiblemente si me dieran a elegir entre la media sonrisa o la risa a todo trapo elegiría la primera porque me sentiría más cómodo al ver una imagen que es habitual en mí.

En una imagen de perfil hay que encontrar el punto intermedio entre mostrarse natural y esforzarse por salir de nuestra zona de confort.

Mostrar siempre la mejor versión de ti mismo sin dejar de ser tú.

 


Espero que leer este artículo te haya ayudado a comprender mejor el medio fotográfico y cómo puede ayudarte a diferenciarte de los demás.

 

¿Y tu foto, comunica realmente lo que quieres proyectar como profesional?

2 comentarios en “Un recurso que revolucionará tu perfil en Linkedin”

  1. Muchas gracias Javier Fernández por estos consejos que son de gran utilidad para nuestros perfiles profesionales.
    Gracias por tu gran trabajo. Lo pondré en práctica desde ya.
    Un saludo 😉

    • Hola Marleni.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Me alegra leer que te ha servido de ayuda el artículo y que lo vayas a poner en práctica. 🙂
      Saludos!

Los comentarios están cerrados.