¿Qué es proyectar profesionalidad?

Este es el primer artículo de mi blog y me gustaría hablar de un tema que desde mi punto de vista es importante: ¿Sabemos realmente qué es proyectar profesionalidad?

¿Sabemos transmitir realmente lo que somos y lo que podemos ofrecer?

En la época en la que vivimos, donde la oferta es tan grande,  no podemos permitirnos la dejadez en ningún aspecto.

Es vital comunicar  el valor de nuestro trabajo desde el primer momento. Saber hacerlo bien depende de diversos factores que están a nuestro alcance.

En un mundo de percepciones es importante saber qué proyectamos desde el detalle más simple en lo que respecta a nosotros y nuestros trabajos. Algo que debe hacerse de forma consciente.

Proyectar profesionalidad no es sólo apariencia y desatender lo que ofrecemos en última instancia, es ser coherente con aquello en lo que destacamos de forma excepcional.

 

Un buen profesional no trata de aparentar ser buen profesional, simplemente, lo es.

Quiero contarte una historia para ejemplificar lo que quiero transmitirte;  y  tiene que ver con una de mis grandes pasiones: comer.

Todavía me acuerdo del olor a comida casera de un restaurante italiano situado en un pueblo cercano del que yo vengo.

Ese olor te llamaba desde la otra calle, si hubiese sido un dibujo animado, me hubiese hecho flotar e, hipnotizado, llevado hasta la misma entrada del local.

Su lasaña era famosa y no veas el tiramisú que tenían… increíble.

Cada detalle de aquel restaurante era una declaración de intenciones: todos esos elementos hablaban del cuidado de aquel dueño que bromeaba con nosotros una vez sentados cenando.

Cariño y dedicación era lo que se percibía en aquel lugar.

Aprendí algo que pude aplicar en mi vida: los negocios, la ropa, casa o coche (auto) no son objetos o simples trabajos, sino representaciones de nosotros mismos, extensiones de nuestra forma de ver la vida.

Para mí ese hombre, viendo su negocio, era un profesional de los pies a la cabeza y supo proyectarlo de la mejor manera sin tan siquiera haber entrado en su restaurante, desde la otra punta de la calle.

Si al llegar y probar la comida hubiera sido de mala calidad, aquellas sensaciones se hubieran derrumbado como un castillo de cartas. No habría servido para nada dedicar tanto esfuerzo en el restaurante, hubiera sido contradictorio.

Ese restaurante era una proyección de su talento: dar de comer a las personas.

Y no de cualquier manera, hacerlo en el mejor entorno posible en el que la experiencia de comer fuera mucho más enriquecedora.

 

Parecer un profesional y serlo  son dos caras de la misma moneda.

Cuidar cada aspecto de tu trabajo es ofrecer la experiencia completa: desde el momento que te ven, hasta el momento que despiden de ti.

Siguiendo con el ejemplo del restaurante, de nada hubiera servido darme una comida excelente si el servicio nos tratase mal o si el local hubiera estado sucio o mal cuidado.

Tenemos muchas opciones a nuestra disposición para pasar más del tiempo del necesario en averiguar la razón por la cual las cosas no funcionan como deberían.

Puede que me haya enfocado en alguien que tenga un negocio pero también es aplicable a una persona que trabaje para otra. Por ejemplo: un abogado que trabaje para bufete.

¿Os imagináis ese abogado yendo a su lugar de trabajo en zapatillas, gafas de sol, pantalones cortos y una camisa (polera) hawaiana?

Imaginarlo es bastante divertido, sobre todo por la cara que pondrían sus compañeros de trabajo, clientes o su  jefe.

No pongo en duda la valía y capacidades de esa persona pero sí sería incongruente y  proyectaría una imagen que causaría extrañeza. Podría ser el mejor en lo que hace, pero… ¿no será poco profesional presentarse así a una reunión?

El cómo presentamos nuestro trabajo y a nosotros mismos, no es algo superficial,  es una cuestión estratégica a tomar en consideración y que varía dependiendo del contexto laboral en el que cada persona se mueva; importante en todos los casos.

Algo que no depende necesariamente de la cantidad de recursos que se tengan, es algo que está relacionado con la actitud y de entregar siempre lo mejor dentro de las posibilidades de cada uno.

 

¿Qué opinas tú, qué es para ti proyectar profesionalidad?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.